21 de agosto de 2008

las hormigas

habia una vez una comunidad de hormigas, eran unas hormigas rojas de ese rojo intenso, hormigas envidiables por su tamaño y color (digo envidiables por otras hormigas!) ellas tenian un gran hormiguero en un llano, un llano que estaba cerca de un rio, ellas como todas las hormigas de su especie solian salir a buscar comida, trepaban a los arboles y arbustos y bajaban grandes cantidades de hojas para acumularlas en sus bodegas para cuando llegaran los malos tiempos de escases, esta comunidad era lidereada por una gran hormiga o como todos la conosian la reyna hormiga, la reyna era responsable de todo lo que pasara en su comunidad, era responsable de conservar el orden en el hormiguero y sus alrededores y asi vivieron por mucho tiempo, saliendo de su hormiguero solo para recolectar comida y volver abajo de la tierra para vivir tranquilas hasta que un dia un fuerte temblor que hizo cimbrar la tierra, todas las hormigas salieron a ver que hera lo que pasaba y asombradas vieron como unas maquinas enormes pasaban por todo el llano donde se erguia su hormiguero, muchas trataron de detener las maquinas y murieron aplastadas, otras corrieron tratando de escapar y fueron aplastadas en el intento pero muchas por miedo decidieron quedarse en su hogar y muertas de miedo vieron como la tierra se movia y su hormiguero era tapado por las maquinas que acababan de llegar, pero estas hormigas que casi mueren sepultadas lucharon por vivir y con las reservas que habian guardado por tanto tiempo sobrevivieron hasta que las maquinas dejaron de cimbrar la tierra, tiempo despues, cuando se sintieron seguras de volver hacer una salida hacia la superficie, decidieron que era tiempo de ver lo que habia pasado, cavaron hasta llegar a la superficie y temerosas salieron una a una a ver lo que habia pasado, logicamente las hormigas que habian perecido ni rastro de ellas sin embargo vieron que en los alrededores habian dejado unos cuantos arbustos y vieron en ellos la manera de subsistir, decidieron quedarse en lo que fuese su hogar desde antes de que llegaran las maquinas y asi fue como siguen en su gran hormiguero, un hormiguero que ni las maquinas aplanadoras, ni los humanos corriendo por encima de su hormiguero, ni los balones rebotando en el mismo, han podido borrar, esas pequeñas hormigas comparandolas con los humanos, han podido sobrevivir a lo que las nosotros los humanos hemos tratado de arrevatarles, un lugar digno para vivir, un lugar que antes que nosotros llegaramos ellas estaban, un lugar que se puede ver desde las calles que pasan por su alrededor, incluso desde el metro elevado, ese gran hormiguero que esta ahi en medio de un campo de futbol que ahora ya nadie usa pero que por capricho de algun destructor de la naturaleza quizo construir ahi donde solo las hormigas pueden soportar vivir...

2 comentarios:

  1. walvarez11:05 a. m.

    Nel compañero que se las cargue el averno, pinches hormigas rojas, cuando estaba morro me pico una nomás por sus huevos de hormiga, me dejo el pie hinchado con chingo de temperatura, vi la muerte cerquita, por mi que se las lleve el diablo, saludos!

    ResponderEliminar
  2. neta que a mi tambien me picaron un chingo de veces cuando era morro y vivia en Coatza, pero pues era porque andaba de cabron con una lupa chingandomelas.

    pero esta chida la historia y mas el ejemplo de las hormigas.

    saludos.

    ResponderEliminar